¿Qué es la Atención Temprana?

Según el Libro Blanco de la Atención Temprana (año 2000), se define como “el conjunto de intervenciones dirigidas a la población infantil de 0 a 6 años, a la familia y al entorno que tienen como objetivo dar respuesta lo más pronto posible a las necesidades transitorias o permanentes que presentan los niños con trastornos en su desarrollo o que tienen riesgo de padecerlo. Estas intervenciones deben considerar la globalidad del niño y debe ser planificadas por un equipo de profesionales de orientación interdisciplinar o transdisciplinar.”

¿En qué consiste la Atención Temprana?

Dependiendo de la Comunidad Autónoma en la que residas (si estás en España), hay diferentes variaciones, pero en general, podemos decir que es un servicio gratuito y universal, para todos los niños y niñas que lo necesiten, entre los 0-6 años. 

La derivación al servicio puede realizarse por iniciativa familiar o bien puede ser un profesional sanitario o educativo quien detecte la necesidad de valorar a la niña o al niño. En caso de que se detecte una necesidad real de apoyo, se empezaría el proceso de intervención.

Tradicionalmente, era un servicio ambulatorio, realizado en los centros de A.T. , pero actualmente se está llevando a cabo un proceso de transformación, guiado por un cambio de paradigma, que pone en el centro a la persona (el niño) y sus cuidadores principales (familia, educadores,…) Con esta nueva visión, las intervenciones se realizan en los entornos naturales de las niñas (su casa, el parque, la escuela, la casa de la abuela, etc.)

La idea principal es que los niños aprenden en sus actividades cotidianas, repitiendo día a día, con sus personas de referencia, con las que tienen vínculos estrechos y se sienten seguros. Los profesionales se colocan al lado de la familia, acompañan y transmiten información, ofreciendo nuevas posibilidades. Pero respetan, valoran y promueven el conocimiento y las competencias que ya poseen los cuidadores principales.

No se trata de que los padres o las maestras sean terapeutas de su hijo/ alumno. Se trata de que las personas con las que más tiempo pasa la persona, sean facilitadoras del cambio, que aprovechen y hagan brillar todo su potencial, en las múltiples oportunidades que les ofrece el día a día. 

Si quieres conocer más sobre la Atención Temprana en España, te recomiendo esta guía de Plena Inclusión.

“Un objetivo importante de la atención temprana es ayudar a los cuidadores a convertirse en buenos observadores de niños para que puedan reconocer sus señales y responder de manera contingente (Moore, 2009).”

Si estás en proceso de solicitar una plaza de atención temprana tal vez te interesen estos artículos:

¿Quién conforma el equipo de atención temprana?

Dependiendo de la comunidad autónoma y de cada centro, puedes encontrar diferentes perfiles, pero las profesionales más habituales en los equipos de atención temprana son:

Psicóloga

Evalúa las habilidades emocionales, cognitivas y sociales de los niños. Puede proporcionar apoyo emocional, intervenciones conductuales y terapia psicológica para abordar dificultades específicas, tanto con el niño como con la familia.

Fisioterapeuta

Evalúa  y trata los problemas relacionados con el desarrollo motor y la movilidad de los niños. Utiliza técnicas y ejercicios terapéuticos para mejorar la fuerza, la coordinación y el equilibrio.

Logopeda

Se encarga principalmente de los problemas de comunicación y lenguaje, pero también puede intervenir en la alimentación.

Estimuladora

Se encarga de proporcionar actividades y estímulos adecuados para promover el desarrollo físico, cognitivo, emocional y social de los niños, especialmente en la etapa de 0-3 años.

Psicomotricista

Se centra en el desarrollo global de los niños, teniendo en cuenta sus aspectos físicos, cognitivos, emocionales y sociales. Su intervención busca promover el desarrollo armonioso y equilibrado, así como facilitar la adaptación y el aprendizaje de través del movimiento y la experiencia corporal.

Trabajadora social

Trabajadora social: Brinda apoyo a las familias y ayuda a coordinar los servicios y recursos necesarios. Pueden proporcionar orientación, asesoramiento y asistencia en temas relacionados con el bienestar social y económico de la familia.

¿Dónde está el Terapeuta Ocupacional?

Seguramente tienes más o menos claro lo que hace un psicólogo, una logopeda o una “fisio”. Pero, ¿Qué hace una “estimuladora” o una psicomotricista? En España, no existen estas carreras como tal, son formaciones de especialización, que se pueden cursar a través de másteres o estudios de postgrado. Lo que conocemos como estimulación, suele ser un abordaje del desarrollo global en los niños más pequeños (0-3 años, aunque puede variar). Aquí se trabajaría en todas las facetas del desarrollo de los aprendizajes del niño: la comunicación, la motricidad fina y la gruesa, las relaciones sociales, la adquisición de conceptos, el procesamiento sensorial,… Y la psicomotricidad, en la práctica , se encarga también de todas estas facetas del desarrollo, pero en los niños un poquito más mayores. 

Suele ser en estos puestos donde encontramos a las terapeutas ocupacionales dentro de los equipos de A.T., ya que estas profesionales tienen formación en aspectos cognitivos, motores, sensoriales, sociales y emocionales y poseen una mirada holística hacia la persona, que les permite trabajar en el desarrollo a nivel global. 

¿Cómo trabajo yo?

Cuando una familia decide embarcarse en esta aventura conmigo, generalmente iniciamos un proceso que se compone de las siguientes etapas.

1. Evaluación

Se trata de recoger la información más relevante, detectar los desafíos que pueden estar ocurriendo en el desempeño de la persona y de su familia y conocer también qué oportunidades y puntos fuertes tenemos para ayudarnos a mejorar la situación. Para ello, suelen utilizarse herramientas como la entrevista con la familia, la observación directa del niño y pruebas estandarizadas o tests. 

2. Elaboración del plan

Con toda esa información, podemos establecer unos objetivos funcionales. Y cuando digo “podemos” me refiero al equipo que formamos con el niño y la familia. Lo que es importante para vosotros, es importante para mí. Por eso es un plan individualizado y será nuestra hoja de ruta para la intervención. 

3. Intervención

Cuando ya sabemos a dónde queremos ir, trabajamos desde las competencias de la persona y su familia, desarrollando y construyendo nuevas habilidades que permitan mejorar en aquellos objetivos funcionales que nos hemos planteado. Cuando sea necesario, se realizará una colaboración con otras personas importantes para el niño o la niña, como su maestra o su entrenador de baloncesto. 

4. Revisión de los objetivos

Pasado el tiempo estimado para la consecución de nuestras metas, verificamos si las hemos alcanzado, si hemos avanzado o si ha habido algún estancamiento o retroceso en algún punto. De esta forma, podemos ver más claramente dónde hemos progresado y si ha habido algo que se nos ha pasado por alto o que requiere hacer cambios en la intervención. Llegados a este punto, la familia puede decidir concluir la intervención, continuar con los objetivos que aún estén en proceso o bien plantear unos objetivos nuevos. 

¿Tienes dudas?, ¿necesitas ayuda?

Puede que hayas encontrado demasiada información o no toda la que necesitas. ¡Contacta conmigo y hablamos!

Contactar

Mediante este formulario puedes contactarme, y me pondré en contacto contigo lo antes posible.

Formulario

Ver Política de privacidad

Contactar por Whatsapp