masaje infantil para bebés, cómo es y sus beneficios

¿Conoces el masaje infantil para bebés? Es como se denomina al masaje que se da a los bebés. Generalmente está basado en el masaje Shantala, que es el que realizan las madres en la India, desde tiempos inmemoriales. Aunque hoy en día es popular en todo el mundo e incorpora otras fuentes, como movimientos de masaje sueco o reflexología (además de amor y sentido común).

Las madres, y también muchos padres, saben que sus hijos no sólo necesitan recibir los cuidados de alimentación, sueño, higiene,…Aunque nadie nos enseñe, sabemos que las niñas y los niños, necesitan conexión, sonrisas, cariño, juego,…Y eso, con los bebés, es fácil de conseguir a través del tacto. 

El otro día, escuchaba en una charla a la genial psiquiatra Marian Rojas Estapé, autora de “Cómo hacer que te pasen cosas buenas” y “Encuentra tu persona vitamina”. (Si no la conoces te recomiendo que la busques en youtube en cuanto termines de leer mi post, porque es una persona que inspira, reconforta y devuelve la esperanza en la humanidad). Ella decía que siempre preguntaba a sus pacientes cómo les habían tocado de pequeños. Inmediatamente conecté esto con el masaje infantil y el poder que tiene el tacto. 

Hace 10 años que imparto talleres de masaje infantil para bebés y es de las prácticas más bonitas que conozco. No sólo por los beneficios físicos o biológicos, como la regulación del sueño y de las constantes vitales, o la ganancia de peso en los bebés prematuros. Si no también por los momentos mágicos que se viven cuando te relacionas con tu bebé de una manera tan instintiva. 

Buscando estudios para avalar este artículo, me he encontrado con que la mayoría están realizados con bebés prematuros, con los beneficios citados arriba y algunos más específicos, como reducir la estancia en el hospital o la respuesta al dolor. Sin embargo también encontré que las revisiones de estos estudios ponen en duda la eficacia real del masaje en estos casos y hablan de que hay muchas variables, que hay que estudiar cada caso.

Yo sólo puedo dar mi opinión, basada en la experiencia. Las familias que prueban el masaje infantil, encuentran un recurso que les da seguridad y les permite relacionarse con su bebé de una manera especial, que ya está dentro de ellos , pero que a veces no saben bien cómo usar. A algunos bebés les gusta que les dejen las manos quietas, a esto se le llama “manos que reposan” y otros disfrutan con masajes más largos y diferentes técnicas de movimiento. Lo importante es que, gracias a estos momentos conscientes, compartidos con cariño, escucha y amor, se establecen y fortalecen lazos, que si se cuidan durarán para toda la vida.

Si además, como es mi caso, habéis tenido un comienzo complicado (prematuros, niños en la UCI nada más nacer por diversos motivos, problemas en la lactancia o alguna circunstancia estresante en la familia) el momento del masaje infantil puede ser un refugio donde encontraros de nuevo y restaurar o crear una relación que merece ser maravillosa y especial. 

Algunas ideas en el masaje infantil para bebés

Si aún no has asistido a un curso de masaje infantil y tampoco has probado por tu cuenta , te animo a que empieces con estas ideas:

  1. Póntelo fácil: Busca un momento que suela ser tranquilo para los dos: Antes o después del baño, cuando le pongas el pijama para dormir, en el primer cambio de pañal de la mañana,…
  2. Crea un ambiente agradable: Temperatura calentita en la habitación (va a estar sin ropa, no queremos que se enfríe), luz tenue o indirecta, música relajante si os apetece. ¡Mejor sin aceites esenciales!
  3. No tengas prisa ni pienses en todo lo que te queda por hacer. Aunque sean 5 minutos, vívelos plenamente.
  4. Pídele permiso: Pregúntale si quiere recibir el masaje, mientras te frotas las manos con un poquito de aceite de almendras. Vete anticipando lo que va a pasar, háblale con dulzura y mirándole a la cara.
  5. Observa sus señales: ¿Bosteza, se pone tenso o llora? Tal vez hay que ir más despacio y es suficiente por hoy. Abrázale y dile cosas bonitas, lo importante es disfrutar la experiencia. Si en cambio sonríe, patalea juguetón/a o te mira expectante, prueba a apoyar tus manos en diferentes partes de su cuerpo, despacio, nombrándolas y preguntándole si le gusta. 
  6. Movimientos suaves y seguros: Puedes deslizar tus manos lentamente y  con cierta presión (para no hacerle cosquillas). Obsérvale y repite lo que más le guste. 
  7. Termina con palabras cariñosas, besos, abrazos…Ponle el broche de oro a un ratito mágico entre las dos. 

Si quieres aprender más sobre el masaje infantil, consulta mis próximos talleres aquí o ponte en contacto conmigo y organizamos uno. 

*Soy Educadora Certificada por AEMI. (Asociación Española de Masaje Infantil )

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Antes de enviar, échale un ojo a la información básica sobre protección de datos AQUÍ

Responsable: Proyecto Cactus. Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales: gestionar la solicitud que realizas en este formulario de contacto. Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hablamos@proyectocactus.es así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Información adicional: En Política de privacidad de proyectocactus.es, encontrarás información adicional sobre la recopilación y el uso de su información personal, incluida información sobre acceso, conservación, rectificación, eliminación, seguridad, y otros temas.